Ficción











Cuando te mantienes dormido, sin proyectar tu mirada en el fuego del pensamiento, sigues cercenando el silencio de la verdad sin metáforas y crece la posibilidad de abrir tu propia ficción. Persistes soñando la ilusión de tus huellas que caminan cada vez más pesadas, más estrechas en tus propias ideas y el paisaje se vuelve un cautivante espejismo que te atrapa fingiendo tu muerte.






4 comentarios:

{ TORO SALVAJE } | 4 de mayo de 2015, 10:34 dijo...

Yo debería ir a dormir armado.
No recuerdo un sueño feliz.
En todos me persiguen y quieren matarme.
Incluso mi propio padre resucita en sueños para estrangularme.
A veces tengo suerte y no sueño nada, o no lo recuerdo, pero son las menos.

Besos.

{ Cecilia Montoya } | 12 de mayo de 2015, 12:40 dijo...

No, no, no. Tienes que ir a dormir desarmado. Y los sueños malos o buenos, son absolutamente necesarios para acomodar la mente.
A mi me suele pasar en algunos sueños, que me doy cuenta que estoy soñando (dentro del sueño) y así pierde la gracia!!! Besos

{ Roland-T } | 28 de abril de 2016, 6:07 dijo...

Perfect composition, bravo!

{ Cecilia Montoya } | 3 de mayo de 2016, 6:52 dijo...

Thanks, Roland!!!!!
Hugs

 

Copyright © 2010 Secretos del viento All Rights Reserved

Design by Dzignine