Ego













¿Cuántos muros se erigen en tus ojos,
al mirar en dirección al horizonte?
Un laberinto de espejos
reflejan en el espacio de tu iris,
historias desordenadas y confusas.
No puedes recordar el brillo de tu imagen,
una luz opaca se estremece
en la superficie cristalina de tu retina.
No puedes caminar sobre la grama
con la mirada en tu nuca,
ni hablar con la lengua filosa del ego,
capaz de separar la rigidez de la carne
y de saciarse con la fluidez de la sangre.
Un oscuro pájaro devorando tus huesos,
se fortalece en la memoria del ecilpse.
Reniegas de la vacuidad de la materia
para cabalgar el azul del viento,
en compañía de las aves.
Entonces, criatura sin hojas ni raíces,
porque tienes alas, te diré:
"morirás la densidad de la noche,
para abrazar la blancura de la nieve".





http://entre-cielotierra.blogspot.com.ar/2015/10/debil-humanidad.html

Link: Entre el cielo y la tierra
"Débil humanidad"





4 comentarios:

{ ñOCO Le bOLO } | 17 de noviembre de 2015, 14:21 dijo...


Estupendo contrapicado. Refuerzas las líneas y volúmenes.
El revelado, perfecto, con esa intensidad que me gusta.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

{ Cecilia Montoya } | 18 de noviembre de 2015, 5:27 dijo...

Contrapicado y en diagonal, para marearse un poco, jeje. Un abrazo

{ g } | 28 de febrero de 2016, 8:06 dijo...

Cerrar los ojos y marearse de vértigo. Al sentir sobre las alas los últimos rayos del día, en contrapicado, renace la valentía. Las pupilas destilan de asombro.

{ Cecilia Montoya } | 1 de marzo de 2016, 6:03 dijo...

Las pupilas mareadas o asombradas, da igual. Las diagonales son vertiginosas. Gracias por llegarte y dejarme tan lindas imagenes con palabras. Abrazo

 

Copyright © 2010 Secretos del viento All Rights Reserved

Design by Dzignine